Loader de carga
La Naúsea de Sartre, Jean-Paul

Las mejores frases de La Naúsea 12 frases

Descubre las mejores citas y frases del libro La Naúsea escrito por Sartre, Jean-Paul.

Vota por tus favoritas, compártelas en tus redes y si lo deseas también puedes descargar el libro La Naúsea

Frases de La Naúsea

“Lo he dicho muchas veces: mandar no es un derecho de la élite sino su principal deber. Señores, os conjuro: ¡restauremos el principio de autoridad!"

442

Ahora veo; recuerdo mejor lo que sentí el otro día, a la orilla del mar, cuando tenía el guijarro. Era una especie de repugnancia dulzona. ¡Qué desagradable era! Y procedía del guijarro, estoy seguro; pasaba del guijarro a mis manos. Sí, es eso, es eso; una especie de náusea en las manos.

429

Pienso que éste es el peligro de llevar un diario: se exagera todo, uno está al acecho, forzando continuamente la verdad.

396

Lentos, perezosos, fastidiados, los hechos se acomodan en rigor al orden que yo quiero darles; pero éste sigue siendo exterior a ellos. Tengo la impresión de hacer un trabajo puramente imaginativo. Además, estoy seguro de que los personajes de una novela parecerían más verdaderos; en todo caso, serían más agradables.

392

Comienzo a calentarme, a sentirme feliz. Todavía no es nada extraordinario, es una pequeña dicha de Náusea: se despliega en el fondo del charco viscoso, en el fondo de nuestro tiempo.

385

Me admira cómo se puede mentir poniendo a la razón de parte de uno

306

No tengo costumbre de contar lo que me sucede, por eso me resulta difícil encontrar la sucesión de los acontecimientos, no distingo lo que es importante

298

Yo no puedo recibir de estas soledades trágicas nada más que un poco de pureza vacía.

295

El que vive solo ni siquiera sabe qué es contar; lo verosímil desaparece al mismo tiempo que los amigos

292

Los objetos no deberían tocar, puesto que no viven. Uno los usa, los pone en su sitio, vive entre ellos; son útiles, nada más. Y a mí me tocan; es insoportable. Tengo miedo de entrar en contacto con ellos como si fueran animales vivos.

291

El domingo declinante les ha dejado un gusto a ceniza, y piensan ya en el lunes. Pero para mí no hay ni lunes ni domingo; hay días que se empujan en desorden, y de pronto, relámpagos como éste.

291

La Náusea, se ha quedado allá, en la luz amarilla. Soy feliz; este frío es tan puro, tan pura la noche; ¿no soy yo mismo una onda de aire helado? No tener ni sangre, ni linfa, ni carne. Deslizarse por este largo canal hacia aquella palidez. Ser sólo frío.

281

¿Te han gustado las frases? ¡Descarga el libro La Naúsea!

Estadísticas de este libro

Publicado: 27-03-2014

Número de veces visto: 46761

Total de descargas: 102487