Libro Alicia en el país de las maravillas en PDF, ePub

de Carroll, Lewis

Alicia en el país de las maravillas de Carroll, Lewis

Leer online Alicia en el país de las maravillas

Leer online

Descargar Alicia en el país de las maravillas

Descargar en PDF Descargar en PDF Descargar en ePub Descargar en ePub

Enviar Alicia en el país de las maravillas

Enviar por correo

Sinopsis

El cuento está lleno de alusiones satíricas a los amigos de Dodgson, a la educación inglesa y a temas políticos de la época. El país de las maravillas es fundamentalmente creado a través de juegos de lógica, tan particulares, que la obra ha gozado durante décadas de una popularidad extraordinaria, en los públicos más variados, y ha sido llevada varias veces al cine y la animación.

Literatura y ficción > Fantasía

¿Te gusta este libro? ¡Compártelo!

Mejores frases de Alicia en el país de las maravillas

- ¿Y de qué sirve un libro sin dibujos ni diálogos?

Alicia estaba ya tan acostumbrada a que todo cuanto le sucediera fuera algo extraordinario, que le pareció de los mas soso y estúpido que la vida siguiera por el camino normal.

Alicia no tenía la menor idea de lo que era la latitud, ni tampoco la longitud, pero le pareció bien decir unas palabras tan bonitas e impresionantes.

Alicia empezó a sentirse medio dormida y siguió diciéndose como en sueños: «¿Comen murciélagos los gatos? ¿Comen murciélagos los gatos?» Y a veces: «¿Comen gatos los murciélagos?» Porque, como no sabía contestar a ninguna de las dos preguntas, no importaba mucho cual de las dos se formulara.

Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.

- Hasta ahora no he tomado nada - protestó Alicia en tono ofendido -, de modo que no puedo tomar más. - Quieres decir que no puedes tomar menos - puntualizó el Sombrerero -. Es mucho más fácil tomar más que nada. - Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca - Oh, eso no lo puedes evitar. Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca. - ¿Cómo sabes que yo estoy loca? - Tienes que estarlo, o no habrías venido aquí.

Acerca de Carroll, Lewis

Charles Lutwidge Dodgson , más conocido por su seudónimo Lewis Carroll, fue un diácono anglicano, lógico, matemático, fotógrafo y escritor británico. Sus obras más conocidas son Alicia en el país de las maravillas y su continuación, Alicia a través del espejo.El joven Charles inició su educación en su propia casa. Las listas de sus lecturas conservadas por la familia, atestiguan su precocidad intelectual: a los siete años leyó The Pilgrim’s Progress de John Bunyan. Se ha dicho que sufrió un trauma infantil cuando se le obligó a contrarrestar su tendencia natural a ser zurdo; no hay, sin embargo, ninguna evidencia de que haya sido así. Sí sufrió de un tartamudeo que tendría efectos perjudiciales en sus relaciones sociales durante toda su vida. También padeció sordera en el oído derecho a consecuencia de una enfermedad. A los doce años fue enviado a una escuela privada en las afueras de Richmond, donde parece que se integró bien, y en 1845, fue trasladado a Rugby School, donde fue evidentemente un tanto infeliz, según él mismo escribió algunos años después de abandonar el lugar. Académicamente, sin embargo, Charles se las arregló bastante bien. Su profesor de matemáticas, R. B. Mayor, dijo de él: «No he conocido a un chico más prometedor desde que estoy en Rugby».Abandonó Rugby a finales de 1850 y en enero de 1851 se trasladó a la Universidad de Oxford, donde ingresó en el antiguo college de su padre, Christ Church. Llevaba sólo dos días en Oxford cuando tuvo que regresar a su casa porque su madre había muerto de «inflamación del cerebro» (posiblemente meningitis) a los cuarenta y siete años de edad. Cualesquiera que hayan sido los sentimientos que la muerte de su madre le produjo a Dodgson, no permitió que le apartaran del objetivo que le había llevado a Oxford. Tal vez no siempre trabajó duro, pero estaba excepcionalmente dotado y obtuvo con facilidad resultados excelentes. Su temprana carrera académica osciló entre sus éxitos, que prometían una carrera explosiva, y su tendencia irresistible a la distracción. A causa de su pereza, perdió una importante beca, pero, aun así, su brillantez como matemático le hizo ganar, en 1857, un puesto de profesor de matemáticas en Christ Church que desempeñaría durante los 26 años siguientes (aunque no parece haber disfrutado especialmente de su actividad). Cuatro años después fue ordenado diácono. En Oxford se le diagnosticó epilepsia, lo cual por entonces constituía un estigma social considerable. Sin embargo, recientemente John R. Hughes, director de la Universidad de Illinois (Chicago), ha sugerido que pudo haber habido un error de diagnóstico.

Ver ficha de Carroll, Lewis

Estadísticas de este libro

Publicado: 19-03-2014

Número de veces visto: 50337

Total de descargas: 58301

Otros libros de Carroll, Lewis

Descargar Fantasmagoría de Carroll, Lewis

Fantasmagoría

Carroll, Lewis

Descargar La caza del Snark de Carroll, Lewis

La caza del Snark

Carroll, Lewis

Otros libros interesantes