Antígona de Sófocles

Libro Antígona gratis en PDF, MOBI

de Sófocles

Es el nombre que le concede Sófocles a su tragedia, la cual está inspirada en el mito de Antígona.

Esta obra tuvo su primera representación en el año 411 a.C. siendo la primera de las obras que escribió, pero en este caso y en el orden correcto, este relato sería el número tres de las obras tebanas que desarrolló. Siendo el argumento principal la leyenda tebana en la que se comprenden.

Comienza en el final de la obra de Esquilo: Los siete contra Tebas, pero principalmente en Antígona hay dos nociones que se debate como son: el deber familiar y el civil.

Literatura y ficción > Teatro

Este libro electrónico está libre de restricciones de derechos de autor en España. Si no se encuentra en España, debe consultar las leyes locales para verificar que el contenido de este libro electrónico esté libre de restricciones de derechos de autor en el país en el que se encuentra antes de descargar este libro electrónico. Si está libre de restricciones, puedes descargar gratis Antígona.

Sobre este libro

Añadido a la biblioteca el 14-11-2017

Se ha visto un total de 38279 veces

Tiene un total de 49472 descargas

Acerca de Sófocles

Sófocles es uno de los pocos trágicos griegos antiguos cuyas obras y tragedias han sobrevivido al paso del tiempo. Es conocido por todos como

Tenemos 8 libros del autor en nuestra biblioteca

Ir al autor

Mejores frases de Antígona

Difícil es conocer la índole, los sentimientos y la opinión, de un hombre antes que se le vea, en el ejercicio de la soberanía, y aplicación de la ley.

190

—Una ciudad no se constituye de un solo hombre. —¿No se dice que la ciudad es del que manda?— Y muy bien si reinarás tú solo en tierra despoblada.

190

No ha habido entre los hombres algo más pernicioso que el dinero: esté devasta las ciudades, destierra a los hombres de sus casas, los comercia, y pervierte sus buenos sentimientos, disponiéndolos para todo hecho punible: él enseñó a los hombres a valerse de todos los medios, a ingeniárselas para cometer toda clase de impiedad.

189

Nunca a los mortales conviene hacer juramentos, porque la reflexión modifica el primer pensamiento.

188

Pues has de saber que los caracteres, cuanto más obstinados, ceden más fácilmente; y muchas veces verás que el resistente hierro cocido al fuego, después de frió se quiebra.

186
Ver todas las frases

Otros libros interesantes