La Rayuela de Cortazar, Julio

Libro La Rayuela en PDF

de Cortazar, Julio

Argumento

Conocida por todos como la gran novela de Julio Cortázar, esta obra de 1963 fue toda una revolución en la novelística española, pues Julio, es capaz de innovar y transgredir el orden y el lenguaje con el que se contaban las historias hasta entonces.

Este libro transciende a muchos otros ya que supo condensar en él todas sus obsesiones literarias, estéticas y vitales en un despliegue constante durante toda la historia, y en el cual se refleja a la perfección toda una época.

En ella encontrarás una variada y curiosa mezcla, desde el amor tóxico y turbulento, entre Oliveira y La Maga, con caminatas por París en busca del cielo y el infierno, y las anécdotas del Club de la Serpiente, hasta la historia de Oliveira, Talita y Traveler en una melancólica Buenos Aires.

Una novela donde podremos disfrutar de toda la imaginación, la estética y el humor del gran Julio Cortázar, haciendo que el lector pueda decidir por dónde y cómo empezar.

¿Sabías que...?

  • La idea del autor es que el lector decida activamente sobre varias cosas: ¿empezar por el orden normal de lectura o al azar? ¿seguir el tablero de dirección? ¿empezar el viaje hacia delante o hacia atrás?
  • El título inicial iba a ser Mandala pero eligió al final el del juego infantil, siendo un paralelismo entre el juego y las decisiones que tomamos en la vida.
  • El personaje de La Maga existió en la realidad, su nombre era Edith Aron y trabajaron en las tiendas Printemps de París.
  • Literatura y ficción > Ficción contemporánea

Añadido a la biblioteca el 18-03-2014

Se ha visto un total de 102168 veces

Tiene un total de 121108 descargas

Acerca de Cortazar, Julio

Tenemos 3 libros del autor en nuestra biblioteca

Ficha del autor

¿Te gusta este libro? ¡Compártelo!

Mejores frases de La Rayuela

Sacás una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, lo atás con ayuda de las palabras, y resulta que te quiero. Total parcial: te quiero. Total general: te amo

208

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos

201

-Hacíamos el amor como dos músicos que se juntan para tocar sonatas. -Precioso, lo que decís. -Era así, el piano iba por su lado y el violín por el suyo y de eso salía la sonata, pero ya ves, en el fondo no nos encontrábamos. Me di cuenta en seguida, Horacio, pero las sonatas eran tan hermosas

142

Nos queríamos en una dialéctica de imán y limadura, de ataque y defensa, de pelota y pared

126

No puede ser posible que estemos aquí para no poder ser

120
Ver todas las frases

Otros libros interesantes

Descargar Demian de Hesse, Herman

Demian

Hesse, Herman

Descargar El lobo estepario de Hesse, Herman

El lobo estepario

Hesse, Herman

Descargar El mantel de Tabby de Alcott, Louisa May

El mantel de Tabby

Alcott, Louisa May

Descargar Una tumba sin fondo de Bierce, Ambrose

Una tumba sin fondo

Bierce, Ambrose