Las mejores frases de Otelo

26 frases

Otelo de Shakespeare, William

Descargar Otelo

Descargar libro

Enviar Otelo

Enviar por correo

Frases de Otelo

Si en la balanza de la vida la razón no equilibrase nuestra sensualidad, el ardor y la bajeza de nuestros instintos nos llevarían a extremos aberrantes. Más la razón enfría impulsos violentos, apetitos carnales, pasiones sin freno. Por eso, lo que tú llamas amor, a mí no me parece más que un brote o un vástago

80

Ser de tal o cual manera depende de nosotros. Nuestro cuerpo es un jardín y nuestra voluntad, la jardinera

74

Mi noble padre, percibo aquí una tarea dividida

- Desdemona

73

Pero llevaré mi corazón en la mano, para que lo piquen los cuervos

- Iago [Acto I]

69

No, no puedo callar, no quiero. Hablaré libre como el viento, aunque me condenen Dios y los hombres y el infierno. No callaré, debo hablar..

69

¡Ten cuidado, oh Señor, de los celos! Es el monstruo de ojos verde que se burla de la carne que se alimenta

- Iago [Acto III]

68

Los malos pensamientos son por su naturaleza venenos que al principio, apenas hacen sentir su mal sabor pero que, a poco que actúan sobre la sangre, abrasan como minas de azufre

54

El diablo de la embriaguez se ha dignado ceder el puesto al diablo de la ira

53

Te lo ruego, háblame en la lengua de tus propios pensamientos y dale al peor de todos la peor de las palabras

53

¡Infernal teología!. Cuando los demonios quieren disimular los más negros pecados, sugieren en principio visiones celestiales

53

La honra no es más que una atribución vana y falsa que suele ganarse sin mérito y perderse sin motivos

53

El pobre contento es rico y bien rico; quien nada en riquezas y teme perderlas es más pobre que el invierno

52

Aquel a quien roban, si no advierte el robo, mejor que lo ignore, y así nada pierde

52

Un año o dos no revelan un hombre. Todos son como estómagos y nosotras comidas. Nos comen con hambre y una vez llenos, nos eructan.

52

Te juro que es mejor ser engañado que sospecharlo una pizca

51

Nunca se oyó que por el oído sane el corazón

51

La honra no es más que una atribución vana y falsa que suele ganarse sin mérito y perderse sin motivo

50

Si al robo sonríes, robas al ladrón: te robas si lloras un vano dolo

50

No habiendo remedio, las penas acaban al vernos ya libres de todas las ansias. Llorar la desdicha que no tiene cura agrava sin falta la mala fortuna

49

El celoso no lo es por un motivo: lo es porque lo es. Son los celos un monstruo engendrado y nacido de sí mismo

49

El vientre del tiempo guarda muchos sucesos que pronto verán la luz

49

Cuando el Maligno induce al pecado más negro, primero nos tienta con divino semblante

48

!Oh, tú, invisible espíritu del vino, si careces de nombre que te distinga, llamémoste demonio!

48

Sois de aquellos que no obedecerían al Diablo aunque él les mandase amar a Dios

48

De bobos es vivir si la vida es un suplicio, y morir significa prescripción si la muerte es nuestro médico

46

Si tras cada tempestad llegan gales calmas, ¡soplen los vientos hasta despertar a la muerte!

45

Estadísticas de este libro

Publicado: 03-04-2014

Número de veces visto: 9488

Total de descargas: 8164