El escarabajo de oro de Allan Poe, Edgar

Libro El escarabajo de oro gratis en PDF, ePub, MOBI

de Allan Poe, Edgar

El libro El escarabajo de oro es un cuento de misterio publicado por Edgar Allan Poe en 1843. Fue publicado en un periódico, en el cuál Poe ganó un concurso de relatos cortos.

El narrador nos cuenta la historia del solitario William Legrand. Legrand vive en una isla con el Júpiter, un sirviente que es ya libre.

En una de las ocasiones que el narrador se reune con Legrand, éste le cuenta que ha encontrado un escarabajo dorado, que parecía de oro y se lo dibuja en un papel. El narrador, al ver el dibujo, se sorprende ya que apenas es capaz de ver un escarabajo en el boceto, sino que más bien le parecía como un cráneo. Esto no sienta muy bien a Legrand, el cual se molesta y guarda el pergamino. El narrador se va al ver tan enfadado a Legrand.

Tras eso, Júpiter empieza a ver comportamientos algo extraños en Legrand: estaba como enfermo, muy obcecado con el escarabajo de oro y con un comportamiento extraño, como si le hubiera picado ese animal...

Literatura y ficción > Cuentos

Este libro electrónico está libre de restricciones de derechos de autor en España. Si no se encuentra en España, debe consultar las leyes locales para verificar que el contenido de este libro electrónico esté libre de restricciones de derechos de autor en el país en el que se encuentra antes de descargar este libro electrónico. Si está libre de restricciones, puedes descargar gratis El escarabajo de oro.

Sobre este libro

Añadido a la biblioteca el 18-03-2014

Se ha visto un total de 50251 veces

Tiene un total de 73346 descargas

Acerca de Allan Poe, Edgar

Edgar Allan Poe fue un escritor, poeta, crítico y periodista​ estadounidense. Poe fue el primer escritor estadounidense conocido cuyo unico sust...

Tenemos 31 libros del autor en nuestra biblioteca

Ir al autor

Mejores frases de El escarabajo de oro

Estoy empezando a tener miedo, le confieso.

563

No intentaré describir los sentimientos con que contemplaba aquello. El asombro, naturalmente, predominaba sobre los demás. Legrand parecía exhausto por la excitación, y no profirió más que algunas palabras

532

¡Es la cosa más encantadora de la creación! —¿El qué? ¿El amanecer? —¡Qué disparate! ¡No! ¡El escarabajo! Es de un brillante color dorado, aproximadamente del tamaño de una nuez, con dos manchas de un negro azabache: una, cerca de la punta posterior, y la segunda, algo más alargada, en la otra punta

531

Sin mi idea arraigada a fondo de que había allí algo enterrado, todo nuestro trabajo hubiera sido inútil.

526

¡Y todo esto viene del escarabajo de oro! ¡Del pobre escarabajito, al que yo insultaba y calumniaba! ¿No te avergüenzas de ti mismo, negro? ¡Anda, contéstame!

513
Ver todas las frases

Otros libros interesantes