Mujercitas de Alcott, Louisa May

Libro Mujercitas gratis en PDF, ePub, MOBI

de Alcott, Louisa May

Esta hermosa novela de Alcott se desarrolla en un ambiente de realismo en la América de la Guerra de la Secesión relatando la historia de cuatro hermanas, desde su niñez hasta la juventud, que, junto a su madre, la señora March van a ir enfrentándose a las dificultades que la vida les va mostrando.

A través de cada personaje puedes ir conociendo las experiencias y dificultades que tienen que ir soportando para avanzar en sus vidas y en su madurez. Alegrías y tristezas que se les van a ir presentando y que van a ir conformando sus caminos. Creando así, una historia hermosa que enlaza el amor profundo de la familia, el crecimiento de unas mujeres como seres individuales, poco propios de la época, pues la mentalidad de ese momento era el ideal romántico puritano, a la par que cuestiona varios aspectos de la Guerra Civil Norteamericana.

May Louise Alcott publicó la novela en el 1868, basándose en su propia experiencia junto a sus tres hermanas y su familia. Tras la publicación, el éxito fue inmediato y llegó a vender más de dos mil copias, incluso recibió muchas cartas pidiéndole una segunda parte.

Pero lo que más queremos resaltar es que con esta novela Alcott dio un cambio radical en el ideal de “buena señorita” que se tenía en la época, enfrentándose y rompiendo con esas guías y el ideal de buena conducta de la mujer. Además de introducir y revolucionar con personajes tan increíbles como es el de Jo, otorgándole, fuerza y desarrollo individual a los personajes femeninos en la literatura de ese momento.

Literatura y ficción > Ficción clásica

Incluido en colección:

Escritoras que marcaron la historia

Libros llevados al cine

#YoMeQuedoEnCasa: Descarga gratis 20 libros clásicos para sobrellevar la cuarentena

Libros juveniles para pequeños grandes lectores

Literatura norteamericana

Acerca de Alcott, Louisa May

Tenemos 8 libros del autor en nuestra biblioteca

Ir al autor

Mejores frases de Mujercitas

Una mirada de susto o de sorpresa de una de ustedes cuando yo hablaba duramente, me corregía como ningún reto podría hacerlo; el amor, el respeto y la confianza de mis niñas era la recompensa más dulce que pudieran recibir mis esfuerzos para ser la mujer que ellas debían imitar

270

La esperanza puede reforzar el amor y la fe hace posible la resignación

250

Todos llevamos cargas, tenemos un camino por recorrer y nuestro anhelo de hacer el bien y alcanzar la felicidad nos guía para superar los contratiempos y los errores que nos separan de la paz

242

Tienes bastante talento y virtudes, pero no hay que hacer ostentación, porque la vanidad estropea el carácter más fino

224

Eso es lo que encuentro difícil, porque las palabras mordaces saltan de mis labios antes de que me dé cuenta y cuanto más digo, tanto peor me pongo, hasta llegar a herir los sentimientos de los demás y decir cosas terribles

208
Ver todas las frases

Otros libros interesantes