La caída de la Casa Usher de Allan Poe, Edgar

Libro La caída de la Casa Usher gratis en PDF, ePub, MOBI

de Allan Poe, Edgar

Para la edición de este libro La caída de la Casa Usher se ha utilizado el texto de la edición de la Biblioteca interamericana, Péter H. Góldsmith, Director 407 West 117TH Street, Nueva York, 1919 (contenido en ​Cuentos Clásicos del Norte) y la traducción de Carmen Torres Calderón Pinillos publicada en Wikisource.

Durante todo un largo día de otoño, triste, pesado y sombrío, de aquellos en que cuelgan las nubes opresivamente bajas en el firmamento, atravesaba solo, a caballo, un monótono erial para encontrarme al fin, conforme avanzaban las sombras de la noche, al frente de la melancólica casa de Úsher. No sé por qué, pero a la primera ojeada al edificio, un sentimiento de tristeza intolerable se apoderó de mi espíritu. Digo intolerable, porque esta impresión no estaba siquiera atenuada por aquella sensación casi agradable, por cuanto poética, con que generalmente recibe el cerebro las imágenes naturales aunque austeras de lo desolado y lo terrible.

Literatura y ficción > Terror

24 minutos (7332 palabras)

Este libro electrónico está libre de restricciones de derechos de autor en España. Si no se encuentra en España, debe consultar las leyes locales para verificar que el contenido de este libro electrónico esté libre de restricciones de derechos de autor en el país en el que se encuentra antes de descargar este libro electrónico. Si está libre de restricciones, puedes descargar gratis La caída de la Casa Usher.

Sobre este libro

Añadido a la biblioteca el 20-04-2022

Se ha visto un total de 812 veces

Tiene un total de 1050 descargas

Acerca de Allan Poe, Edgar

Edgar Allan Poe fue un escritor, poeta, crítico y periodista​ estadounidense. Poe fue el primer escritor estadounidense conocido cuyo unico sust...

Tenemos 31 libros del autor en nuestra biblioteca

Ir al autor

Mejores frases de La caída de la Casa Usher

En el más verde de los valles que habitan ángeles benéficos, erguíase un palacio lleno de majestad y hermosura. ¡Dominio del rey Pensamiento, allí se alzaba! Y nunca un serafín batió sus alas sobre cosa tan bella

517

¿No lo oyes? Sí, yo lo oigo y lo he oído. Mucho, mucho tiempo... muchos minutos, muchas horas, muchos días lo he oído, pero no me atrevía... ¡Ah, compadéceme, mísero de mí, desventurado! ¡No me atrevía... no me atrevía a hablar! ¡La encerramos viva en la tumba!

494

Me ocurría a veces, en realidad, pensar que su mente, agitada sin tregua, estaba torturada por algún secreto opresor, cuya divulgación no tenía el valor para efectuar

481

Era un gris día de otoño y el cielo estaba repleto de largas nubes negras. Todo el día había montado a caballo a través del campo llano e indiferente, pero por fin, cuando la oscuridad empezó a acechar, vi el fin de mi viaje

480

¿Por qué, me pregunté, la casa de Usher me hacía sentir tan triste? Nunca encontré respuesta

474
Ver todas las frases

Otros libros interesantes